Verdad y Unidad

Descargar en formato PDF Novena al Espíritu Santo In English

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Al acercarnos a la gran fiesta de Pentecostés, me siento llamado en oración a escribirles sobre el Espíritu Santo. He predicado en el pasado sobre la importancia de una relación personal con cada persona de la Trinidad. Sin embargo, la relación con el Espíritu Santo puede parecer difícil porque, a diferencia del Padre o del Hijo, no solemos ver imágenes del Espíritu Santo representado como una persona. Sin embargo, la relación con el Espíritu es esencial para nuestra vida de discípulos. De hecho, uno de los temas que surgieron durante nuestro reciente proceso de discernimiento arquidiocesano fue el claro deseo de las personas de tener una mayor relación con el Espíritu Santo, de conocer los dones y carismas que él otorga y de cómo utilizarlos para hacer avanzar el reino de Dios en la tierra.

A medida que avanzamos como arquidiócesis hacia un modo de vida misionero, es importante recordar que Cristo no envió a sus apóstoles inmediatamente después de su Ascensión. En cambio, “les encargó que no se alejaran de Jerusalén, sino que esperaran lo prometido por el Padre” (Hch 1,4). Los apóstoles se reunieron en torno a María en oración para esperar el descenso del Espíritu Santo en Pentecostés.  Jesús dijo a sus discípulos que esperaran y rezaran, porque rescata el mundo del poder del maligno está más allá de nuestras capacidades humanas. Sólo la gracia de Dios prepara el corazón de las personas para recibir el poder del Evangelio. La inspiración del Espíritu Santo nos da las palabras para hablar y garantiza que todos nuestros esfuerzos den un fruto que perdure.

Todos hemos recibido el Espíritu Santo en nuestros bautismos y una efusión de sus dones en nuestra confirmación. Sin embargo, debemos elegir si ignoramos este don de la vida divina o si elegimos crecer en la intimidad con la tercera persona de la Trinidad.